LA IMAGEN DE SAN CAYETANO

LA IMAGEN DE SAN CAYETANO Y LOS DEVOTOS BARCELONESES

 

   Hay a veces, gente que imagina que una imagen religiosa es algo que se improvisa, y que las figuras que a lo largo de los siglos se han venerado son algo meramente casual. Nada más lejos de la realidad.

   Es precisamente, en este caso de las figuraciones de San Cayetano, en donde puede verse muy bien lo unidos que van las características que limitan y concretan a un santo determinado del calendario y lo diferencian de otras personas ejemplares que el pueblo considera modelos de fe y de realización del evangelio en un tiempo determinado.

   La imagen más antigua que se veneró en el templo de los teatinos de Barcelona, religiosos conocidos popularmente en la Catalunya de los Reyes de la casa de Austria, por “els capellans de la calça blanca” y luego bajo los Borbones por “els Pares Cayetanos” corresponde al modelo oficial impuesto desde Roma cuando la beatificación en 1629.

   El Santo aparece con sotana negra y cinto anudado en el medio. A los lados hay ángeles que llevan lirios o bien el libro abierto por el evangelio de San Mareo, donde ser refiere a la búsqueda del Reino de Dios y a la protección que Dios dispensa a quienes se dan a ella con espíritu filial.

   Normalmente el santo lleva entonces, los brazos levantados en éxtasis y una gran corona real encima de la cabeza, que estuvo normalmente hecha de metal preciosos (plata) y sujeta a la tela.

   Poseemos una estampa xilográfica, editada en Barcelona en 1669, según este esquema que se esparció por toda España y América a partir sobre todo de las biografías castellanas en torno al 1650.

   Los fieles, durante la segunda mitad del siglo XVII y primera del siglo XVIII, fueron propagando la devoción al santo milagroso que intercedía en las necesidades de los suyos. Esta imagen providencialista tan divulgada fue sustituida  por el influjo del pueblo a partir de su canonización por otra más amable, más humana, más cariñosa: la del Santo  que sostiene en sus brazos el Niño Jesús, conforme a la interpretación de una carta privada del santo acerca de la experiencia mística de la Navidad. La  figuración primera, providencialista, surgida en el Manierismo, dio lugar a la segunda propia del Barroco y del Rococó con su naturalismo sobrenatural.

   San Cayetano había llegado tarde para la gran escuela pictórica del siglo XVII, tiempo que siembra la devoción. Pero en el XVIII desde la Roldana, en Sevilla, hasta Vicente López, en Madrid representaron al Santo con el Niño Jesús. Lo que no dejó ya al santo por nunca jamás fue la atmósfera y el sentido providencialista de su devoción, que sólo los propios devotos conocen, pero de lo cual se ha perdido el rastro simbólico definitorio. ¡Misterios de la comunicación y de la simbología religiosa¡ La famosa Duquesa Cayetana de Alba, pintada por Goya, tuvo por padrino de bautizo a un hermano lego teatino de Madrid. De ahí su nombre, el que le quedó entre muchas decenas más que llevaba. De ahí que la casa de Barcelona y la de Madrid de los religiosos de San Cayetano veneraran en sus altares a la altura de la desamortización de Mendizábal sendas imágenes de bulto, vestidas, pero con el santo roquete y el niño Jesús en sus brazos.

   Al recapitular varios siglos de iconografía y piedad religiosa, nos encontramos con que el pueblo se ha hecho con un concepto del Santo propuesto por su época (el Manierismo): la confianza  en la Divina Providencia, pero se ha buscado otra distinta de representación más humana y tierna que la propuesta por el Manierismo la que le llevó en el Barroco tardío y en el Rococó; la ternura con el Niño Jesús.

   De ahí el encanto y la ambivalencia en la representación piadosa de un santo que en España fue recordado por escritores tan entrañables costumbristas todos ellos como José María de Pereda (la Montaña de Santander), Fernán Caballero (Andalucía) y hasta el mismo García Lorca (Andalucía) y los anónimos autores de Gozos de las tierras catalanas que cantaban: Gran Pare de Providencia, siau por nos Gaietà.

y sin embargo le pintaban con un Jesús, Divino Infante.

        

                                                                  P. Gabriel Llompart C.R.

About these ads
Esta entrada fue publicada en SAN CAYETANO (GAIETÀ). Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA IMAGEN DE SAN CAYETANO

  1. liver condori cruz dijo:

    hola soy creyente de san cayetano desde hace 6 años cuando estuve en buenos aires ahora estoy en peru hace 3 años quiciera que me manden ami correo los pequeños folletos de cada mes les voya agradecer bastante

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s